New update 6th Nov. Barcelona Knits Festival // Próxima actualización 6 de Noviembre. Barcelona Knits Festival
New update 6th Nov. Barcelona Knits Festival // Próxima actualización 6 de Noviembre. Barcelona Knits Festival
Cart 0

Introduciéndonos a la lana de origen

Si tu ojo ya tiene un entrenamiento en el mundo de las fibras, habrás notado una diferencia en la foto de portada de este artículo… y sí, dice relación con las fibras de origen, aquellas que son de mayor pureza en su tratamiento, están en la otra vereda de la hilandería y que hoy por hoy están siendo tendencia en el mundo de los tejedores nuevamente debido a sus diversas propiedades y características amigables con el entorno, libres de tratamientos y un acabado y textura hermoso que nos recuerda siempre a un paisaje invernal.

Al referirme a ellas también, podrás suponer que muy pronto viene algo sumamente importante para Mister Wool respecto de este tipo de fibras y cuando digo pronto me refiero a los próximos días, aunque ya desde bastante tiempo vengo trabajando las fibras naturales sin polímeros como parte esencial de mi trabajo. Entonces para dar una introducción a este tipo de hilados y sin adelantar tanto más, hoy hablaremos sobre las fibras de origen, procesos, beneficios a la hora de tejer y una visión particular sobre las mismas.

En Latinoamérica y sobre todo en el extremo sur tanto de Chile como de Argentina contamos con una gran cantidad de lana que es de muy buena calidad y muy valorada por su pureza, resistencia y propiedades. Entre las razas laneras más importantes destaca la lana del tipo Corriedale cuyo micraje puede comenzar en las 27 micras (es decir hablamos ya de una fibra casi rústica) y también el merino patagónico que puede llegar a ser bastante suave partiendo en las 18 micras, similar como es la materia prima internacional que hoy catalogamos como “lanas de lujo”.

En esta oportunidad me referiré específicamente al Merino patagónico que es el que puedes ver en la foto de portada, que si bien es una fibra suave, simula un acabado rústico y único que podrás ver en esa imagen. Esta situación sucede debido a que la hilandería nacional que ha producido esta fibra la ha generado mediante el proceso de CARDA que es completamente diferente al que nos hemos acostumbrado a ver en las madejas internacionales cuyo proceso es el peinado.

La carda es una parte importante del proceso de la hilatura que difiere al peinado ya que las fibras, tanto cortas como largas, se entrelazan en diferentes direcciones, esto trae consigo un hilado que en terminación es mas esponjoso y que potencia la capacidad de aislante térmico de la lana capturando en cada fibra las partículas de aire, reteniéndolas y calentándolas, por lo que podrás imaginar que la capacidad de abrigo de este hilado es inigualable. También un título delgado como un grosor fingering puede actuar con la capacidad de un DK ya que la carda cubre esos espacios entre fibras, por lo que es un tremendo aliado a la hora de tejer algo que realmente sea abrigador pero ligero.

Los hilados de carda son al tacto menos suaves que los hilados peinados, esa es una diferencia notoria y, además, si bien son resistentes en el tiempo, requieren el cuidado de cualquier fibra No SuperWash debido a que si por error los sometes a un lavado a máquina tendrás como resultado una pieza afieltrada. Te recomiendo siempre como en cualquier lana el lavado a mano.

Otro dato importante es que son mas complejos de teñir porque se requiere un trabajo de capas que es bastante lento en el tiempo de otro modo queda un teñido disparejo no intencional. También si no hay técnica suficiente, no existe absorción del color, son mas propensos al sangrado y tienen mayor dificultad a capturar los tonos oscuros. Es por ello que el oficio del tintorero en este caso requiere mucho más técnica comparado al trabajo de un hilado SuperWash.

Ahora bien, en lo práctico, pareciera ser que las hilaturas de origen nacionales, aquellas que vimos de niños y que son parte de nuestra propia industria han pasado a una “segunda división” con el ingreso de las lanas denominadas “lanas de lujo”. Bajo mi punto de vista, este tipo de producto también es un producto de alta gama y lujo porque tiene un camino de desarrollo extenso, dificultoso y el resultado es una verdadera joya, solo lo diferencia que ha recorrido un camino diferente, más natural, puro y noble respecto de su proveniencia de origen que es la oveja.

He decido abrir un espacio importante a este tipo de fibras en Mister Wool del que te contaré prontamente y al mismo tiempo me he propuesto iniciar proyectos tejeriles tanto para patronaje como diseños ya realizados con estas fibras demostrando su belleza y posibilidades inigualables, también negociando con hilanderías nacionales para generar títulos únicos y cada vez más accesibles en precio, democratizando la lana de tintorero a la mayor cantidad de personas de la comunidad tejeril, siempre y cuando esto signifique un precio justo también con la cadena productiva de esta industria.

Existen personas que por un tema dermatológico no tienen ninguna posibilidad de utilizar una lana que no sea extremadamente suave, pero recuerda que cada lana está asociada a un proyecto especial y que se trabaja de acuerdo a capas de uso. Las lanas de origen son perfectas para capas superiores como chalecos o sweater y también para accesorios como gorros o calcetines donde el factor abrigo es el preponderante. También el bloqueo ayuda mucho a la fibra en su resultado final ya que homogeniza el tejido, ordena la hilatura y puede cambiar drásticamente tu resultado igualando la suavidad a una fibra de micaje bajo. Te recomiendo como tip especial incorporar en este tipo de hilados una cucharadita de té de vinagre blanco al agua del bloqueo y dejarlo reposar un corto periodo de tiempo ya que suavizará tu tejido y le dará un brillo especial.

Espero que te haya gustado y ayudado esta introducción a las fibras de origen y cuéntame tu visión sobre aquellos hilados abajo en los comentarios que me encanta leerte. Un abrazo. Mister Wool.


Older Post Newer Post


  • Bernardita Arnello on

    Muchas gracias Felipe por esta reflexión que pone en valor la materia prima, desmantelando ese elitismo que ha comenzado en el último tiempo a verse en el mundo tejeril chileno. Creo fundamental recuperar la industria nacional de hilados naturales, tanto lana como lino, en sus diferentes escalas, desde lo artesanal hilado a mano, hasta una producción más mecanizada que pueda ampliar el acceso a buenos productos a precios justos, para todos quienes aman tejer. Y qué mejor que sumar a eso el trabajo tintorero dedicado, con sentido y maravillosa técnica que tú y otros hacen!

  • Aida Varas on

    Buen día. Un placer leerte. Democratizar, reivindicar, visibilizar el oficio y comercio justo. Grandes conceptos. Un abrazo para ti, humano talentoso 🙂

  • Caro on

    Lindo desafío. Viejé a mis raíces. Nací y fui arropada en estos hilados nobles tejidos con amor de madre y de abuela. La creatividad de las mujeres de mi familia era ponerles una hebra de hilo de seda de colores cuando la lanita era natural (sin teñir) y resultaban chaquetas, gorros o sweater ideales y coloridos para las frias rutinas con sabor a mate, huerta y animales. Adoro la idea de traerlas al escenario de hoy y reivindicar su origen y calidad. Saludos

  • Mariela vivanco on

    Me encanto tu post, siempre me ha parecido curioso que en Chile haya tan poca oferta de lanas naturales de producción local que sean de ciclo completo, me alegra que estes comprometido con tanto entusiasmo en este proyecto y que sea bajo las normas del comercio justo, como debe ser a mi modo de ver, así que espero con ansias ver cómo sale a la luz y te deseo mucho éxito,

  • Andrea Gajardo on

    Me encantó el post. Considero muy importante que colaboremos con el trabajo de manos chilenas y, además, con esto también ayudamos a reducir la huella de carbono de los productos, al elegir una lana que viene de nuestro propio país. ¡Gracias por incorporar esta posibilidad!



Leave a comment